Emigrar ¿Decir adiós a una parte de ti?

bilbao

A mi señor esposo este último año le ha tocado viajar unas cuantas veces por su trabajo, cosa que le encanta, siempre lo aprovecha al máximo desde lo personal a lo profesional, y como buen fotógrafo que es y con sus preferencias de fotografía de calle siempre sabe captar la esencia de esos viajes, le he pedido que me diera alguna de sus fotos que le gustara para inspiración del siguiente post, esta imagen que ve es en Bilbao, España. España es nuestro nuevo hogar desde hace unos 10 meses, y ha sido todo una montaña rusa de acontecimientos para nosotros, hoy quiero compartir con ustedes los aspectos psicológicos de emigrar, lo negativo y lo positivo.

Emigrar es cuando una persona deja su lugar de origen para establecerse de manera temporal o definitiva en otro país. Existen diversas razones por las cuales las personas toman esta decisión, unas huyendo de guerras, otros de países en crisis (como sería mi ejemplo), otros simplemente por vivir nuevas experiencias o por cuestiones de trabajo/estudios. Sea cual sea la razón, las consecuencias psicológicas son eminente y aunque a algunos las manejan de mejor o peor manera, todos quienes pasamos por este proceso las sentimos.

Es habitual que las personas que emigran puedan sentir que pierden su identidad y culpa por dejar un sitio o personas cercanas. Cuando llegan a su nuevo país pueden aparecen temores de no saber adaptarse, miedo a lo desconocido y/o no conseguir los objetivos planteados. Usualmente estos temores son superados y se sigue adelante, pero hay personas que no se ven con los recursos personales para lograr esto, entonces hablamos que se puede experimentar el síndrome de Ulises.

¿De qué va esto? Es también conocido como el síndrome del emigrante con estrés crónico y múltiple. Está conformado por sentimientos de soledad, tristeza, culpa, desengaño y trastornos psicosomáticos (insomnio, dolores de cabeza, dolores de estómago, falta de apetito o exceso, entre otras cosas). Podemos hablar que las personas entra en una crisis, se ven incapacitados de abordar esta situación utilizando métodos acostumbrados que utilizaba en su país de origen para solucionar problemas.

Por otro lado emigrar cuenta con sus aspectos positivos, independencia, autoconocimiento de quien eres, puedes llegar a desarrollar nuevas capacidades y recursos personales, aspectos que jamás hubieses podido establecer en tu zona de confort dentro de tu país de origen. Conocer nuevas costumbres y culturas, además de poder adaptar las tuyas con éstas. Existe un desarrollo personal que abarca tanto tu vida personal como profesional.

Desde mi experiencia, debo decir que emigrar para mí ha sido un cúmulo de emociones, es difícil estar lejos de tu familia y sentir la nostalgia de momentos del pasado que no vivirás con ellos dentro de mucho tiempo, por otro lado es totalmente emocionante la adaptación a cosas nuevas, cultura y costumbres. Todo es un crecimiento y a veces crecer personalmente duele pero también alegra, y precisamente eso es lo que hace que valga la pena vivir.

Mi recomendación si pasas por este proceso, si aún no has realizado la emigración pero la tienes planeada, lo mejor es informarte del país que te dirigirás, sus costumbres, su estilo de vida, cultura de trabajo, formas de socializar, etc. No te niegues a despedirte, ni evites las emociones negativas que surgen de decir adiós a tu familia o amigos, es un duelo, debes vivirlo.

Intenta verlo no como que estás solo perdiendo sino también ganando nuevas experiencias que formarán una nueva y mejor identidad en ti. No idealices lo que dejaste atrás, no te estoy diciendo que te olvides de tus costumbres, pero muchas veces nos cerramos a vivir costumbres nuevas por aferrarnos a algo viejo por nostalgia o hasta culpa. Por el mismo orden de ideas, así no te consideres una persona sociable o amigable, intenta dar más de ti, necesitamos vivir en sociedad, tener amigos y personas cercanas nos trae muchos beneficios para nuestra calidad de vida. También ayuda hablar con personas que pasan por la misma situación que tu.

Y por último, mucha paciencia, estás comenzando de nuevo y no todo se dará tan rápido como quisieras (quizás si), manejar la frustración es una manera adecuada de tener éxito.

Si quieres seguir hablando sobre este tema te invito a que me sigas en mis redes sociales:

Twitter: @sleonees

Instagram: stephanieleonees

Si consideras que necesitas ayuda profesional o una guía de qué hacer si pasas por una mala situación no dudes en escribirme a mi correo sleonem@gmail.com

STEPHANIE LEONE MONTES / LICENCIADA EN PSICOLOGÍA. MADRID, ESPAÑA LINKEDIN: SLEONEM

Referencias:

El impacto psicológico de emigrar

Aspectos psicológicos positivos de emigrar

Intervención en crisis – Slaikeu, K (2003). Manual Moderno, México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s